En breve, en el mes junio, Weihenstephaner Pale Ale, estará disponible en barril en los mejores bares y cervecerías de España. Se trata de una cerveza de temporada con un significado muy especial para nuestra cervecería.

Weihenstephaner Pale Ale

Weihenstephaner Pale Ale, tradición y modernidad

Nos encontramos con una cerveza de estilo Pale Ale, de cebada, elaborada con respecto a la Ley de Pureza Bávara, pero con un toque moderno que se refleja en una mayor presencia sensorial del lúpulo tanto en aroma como en sabor, al igual que las tendencias en el mundo craft.

La versión de este año posee una graduación alcohólica del 6,2 % y 43 unidades de amargor (IBU).

En nariz encontramos una parte cítrica acompañada de notas afrutadas y florales, con un toque ligeramente especiado. En boca resulta sabrosa, con una entrada potente y un marcado amargor, aunque con equilibrio. Una cerveza altamente refrescante y adictiva de cara al comienzo del calor estival.

Weihenstephaner Pale Ale, cerveza universitaria

Weihenstephaner Pale Ale es una cerveza que no se encuentra habitualmente dentro de nuestro portfolio. Se trata de una cerveza de temporada que se elabora una vez al año, cada primavera, y solamente es envasada en barril, por lo que no es posible encontrarla en botella, ni dentro del circuito comercial habitual.

Esta cerveza se elabora, a diferencia del resto de nuestras cervezas, en la microcervecería que mantenemos dentro de las instalaciones de la Hochschule Weihenstephan-Triesdorf, la Escuela Superior de la Universidad de Múnich en Freising, donde llevan a cabo su formación los mejores maestros cerveceros, no sólo de Alemania, sino de todo el mundo.

Weihenstephan no sólo es la cervecería en activo más antigua del mundo sino también uno de los centros de estudios técnicos cerveceros de mayor prestigio del planeta, donde acuden maestros cerveceros de todas partes para realizar su doctorado y completar su formación.

En la elaboración de esta cerveza participan los alumnos de la Escuela bajo la supervisión de los profesores, dejando un cierto espacio a la creatividad, lo que explica las pequeñas diferencias que podemos encontrar entre las elaboraciones de diferentes años.

Para nuestra pale ale, empleamos únicamente malta de cebada, dejando a un lado el trigo. Para su aromatización seleccionamos meticulosamente diferentes tipos de lúpulo de la región de Hallertau, el área productora más grande del mundo.  Y utilizamos tanto Hallertau Tradition, como otras variedades de lúpulos de cultivos locales.

Los cultivos locales son lúpulos salvajes que han sido seleccionados y mejorados durante siglos y son buscados y elegidos por su bajo contenido en alfa-ácidos y elevado carácter floral con finos aromas, como tienen las variedades “Hersbrucker” y “Mittelfrüh”.

El resultado es una cerveza muy reconocible dotada de un alto grado de frescura.